68/ Los Realejos




Los Realejos destaca por el valor y riqueza de un entorno natural que agrupa seis espacios protegidos a lo largo de su territorio. Este municipio, de indudable tradición agrícola, es un pueblo amante de las tradiciones y de una hospitalidad ejemplar, que destaca por la gran cantidad de fiestas que celebra anualmente, siendo posiblemente el municipio más festivo de España, con algo de más de 70 fiestas.

La Histórica Villa de Los Realejos conserva muchos rasgos de un pasado esplendoroso y exhibe obras de gran interés monumental, arquitectónico y artístico de los siglos XV y XVI, como la Iglesia de Santiago Apóstol, primer templo cristiano de Tenerife. Los Realejos invita al visitante a la relajación y al baño con lugares privilegiados por su belleza paisajística, dotados de calas y playas de arena volcánica como Los Roques, La Fajana, Castro, el Guindaste y La Grimona. En algunas playas, como la de El Socorro, la práctica del surf encuentra un escenario marino donde las condiciones del mar suelen ser inmejorables para la práctica de este deporte. El municipio de Los Realejos completa su oferta de ocio en contacto con la naturaleza con numerosos y variados senderos rodeados de espectaculares paisajes, que lo han convertido en un punto esencial para aquellos que deciden optar por unas vacaciones sanas y activas. Resulta frecuente ver sobrevolar Los Realejos a aficionados al parapente o el vuelo libre, por encima de un territorio de gran valor, en el que 50 por ciento de su superficie está protegido por la Ley de Espacios Naturales de Canarias. Lugares sorprendentes para disfrutar son el Parque Natural de la Corona Forestal, los Paisajes Protegidos de los Campeches, Tigaiga y Ruíz y de la Rambla de Castro, el Monumento Natural de la Montaña de los Frailes, el Sitio de Interés Científico de Barranco de Ruíz.