71/ Santa Úrsula


El municipio de Santa Úrsula, con una superficie de 22,59 km² y una población de 13.530 habitantes, se sitúa en la vertiente norte de la isla.
Fue después de la conquista cuando se le dio el nombre de Santa Úrsula a este municipio. Chimaque es una palabra de origen guanche cuyo significado es "fuente de vida y era la denominación que recibían las tierras situadas entre los municipios de La Orotava y La Victoria. La abundancia de agua existente en las zonas altas del municipio es la que daba nombre a esta zona.
Otra justificación del nombre del municipio es la devoción del Alcalde Alejo Pérez, (1587) a Santa Úrsula pues tenía una hija con ese nombre. Su devoción le llevó a ceder un terreno para la edificación de la parroquia.
Su núcleo capitalino se encuentra ubicado a 283 metros sobre el nivel del mar, destacando la Morra de Isarda (1.720 m.) y la Morra de Itote (1.794 m.) constituyendo los puntos más sobresalientes del municipio.
Santa Úrsula se encuentra situada en el extremo oriental de la Cordillera Dorsal en la llamada Comarca de Acentejo, formada por los municipios de La Victoria, La Matanza, El Sauzal y Tacoronte. Como la mayoría de los municipios de la vertiente norte de esta isla, se extiende de cumbre a costa y es, a su vez, atravesado por diversos barrancos. Su abrupta costa abarca el espacio comprendido entre la Punta del Viento y la del Ancón. En la cumbre limita con los municipios de Arafo y Candelaria, al oeste con La Orotava, por medio del Barranco del Pinito, y al este con el municipio de La Victoria, separados por medio del Barranco Hondo.
Sus grandes pendientes son características, sobre todo, en los sectores de cumbre y medianías, tendiendo a suavizarse, como es lógico, a medida que nos acercamos a la costa. Su costa es abrupta y acantilada, sólo posee dos pequeñas calas, situadas en Santa Ana y el Charco del Negro. La costa, además, tiene un desarrollo relativamente corto tan sólo con unos tres kilómetros de acantilado, estando actualmente declarado PAISAJE NATUAL PROTEGIDO COSTA DE ACENTEJO, Ley 12/1994, de 19 de diciembre de Espacios Naturales de Canarias.
Entre otras figuras de protección existentes en el municipio destacan el Paisaje Protegido de Las Lagunetas, la Reserva Natural Especial de Las Palomas y el ya mencionado Paisaje Protegido de la Costa de Acentejo.
Estos ricos ecosistemas y espacios protegidos conforman un atractivo lugar para el desarrollo de actividades en contacto con la naturaleza, siendo en algunos casos complementadas con senderos, convirtiéndose los mismos en punto de visita obligada para nuestros turistas.