79/ La Laguna


Las tropas del Adelantado Alonso Fernández de Lugo (¿?-1525) vencieron, en julio de 1496, a la última resistencia guanche en El Realejo. Con ello acaba la conquista de Tenerife, que fue incorporada a la Corona de Castilla.
Tras la derrota de los guanches se fundó en 1497, en Aguere (topónimo aborigen que significa “la laguna”), la población de San Cristóbal de La Laguna. Desde el 26 de junio de ese año consta ya documentalmente el nombre de Villa de San Cristóbal. Se decidió emplazarla en el lugar que ocupa por estar situada lejos de la costa y así evitar ataques piratas; porque era lugar de paso para quienes se trasladaban de una vertiente a otra de la isla; por su clima y suelo fértil para cultivos y pastos; y por la existencia de agua potable en las inmediaciones.
El primer asentamiento, integrado por casas pajizas, se realizó en torno a la actual Iglesia de Nuestra Señora de La Concepción, configurándose la denominada “Villa de arriba”. La organización urbana inicial adoleció de planificación. En vista de la afluencia de pobladores, el Cabildo acordó, el 24 de abril de 1500, trazar un plano de ensanche en dirección sur, hacia lo que sería la “Villa de abajo”, estableciendo una cuadrícula de calles ordenadas según la planimetría que imperaba en Europa en ese momento. Asimismo, se prohibió hacer casas y comerciar en la “Villa de Arriba”, con el fin de garantizar la expansión hacia el sur.
Con esta medida adoptada por el Cabildo se perseguía crear una ciudad ordenada al modo renacentista. El casco histórico de la ciudad quedó configurado definitivamente a finales del siglo XVI, tal y como se observa en el primer plano que se conserva de la ciudad, realizado en 1588 por el ingeniero italiano Leonardo Torriani.
El 23 de marzo de 1510, por real cédula, la reina Doña Juana I de Castilla concedió al Ayuntamiento el privilegio de escudo de armas, que representa al Arcángel San Miguel dominando una peña que simboliza al Teide. El 20 de enero de 1531, Carlos I, por real cédula, concedía a San Cristóbal de La Laguna el título de Ciudad. El epíteto de Noble le fue concedido por otro real título de 8 de septiembre de 1534; mientras que desde 1964 ostenta, además, los títulos de Muy Noble, Leal, Fiel y de Ilustre Historia.
Una de las instituciones que reflejan la plenitud de la ciudadanía y de la autoridad municipal desde la fundación de La Laguna es el Cabildo Insular, reunido en un principio en la Iglesia de Nuestra Señora de La Concepción, con posterioridad en la Ermita de San Miguel y desde 1547 en las Casas Consistoriales.
En el apartado religioso, los ejemplos de arquitectura religiosa se observan en cada esquina, cada calle, con multitud de ermitas, cruces, calvarios, capillas, iglesias y conventos, empezándose a edificar estos últimos a principios del siglo XVI.
La Laguna también es sede de antiguas instituciones culturales como la Universidad de San Fernando (1792), y de instituciones eclesiásticas como el Obispado, establecido en la ciudad desde 1818. Precisamente durante esta centuria (siglo XIX), se amplió el perímetro urbanizado de la ciudad, todo ello sin afectar el orgullo de su pasado histórico ni frenar su desarrollo hacia el futuro.
A partir del siglo XIX La Laguna, como consecuencia del desarrollo económico de Santa Cruz de Tenerife, vio mermados sus privilegios y prerrogativas hasta que en 1843 perdió la condición de capital, que pasó a ostentar Santa Cruz. Sin embargo, sigue ostentando su condición de capitalidad cultural, reforzada con el reconocimiento internacional de su conjunto histórico como Patrimonio de la Humanidad


San Cristóbal de La Laguna tiene un valor universal y excepcional por la concepción de su plano. Este conjunto histórico, es el arquetipo de la ciudad-territorio. Es el primer ejemplo de ciudad no fortificada, concebido y construido según un plano inspirado en la navegación, la ciencia de la época. Su espacio está organizado según un nuevo orden social pacífico inspirado por la doctrina religiosa del milenio que suscita el año 1500.
El plano de la ciudad se lee como el «mapa estelar», en que los puntos corresponden con puntos particulares de la ciudad y a las relaciones entre ciertos de estos puntos y un todo. Tiene un significado simbólico y se interpreta como una carta marina o un mapa de constelaciones de la época.
Todo ello lleva a que el 2 de diciembre de 1999, el Comité del Patrimonio Mundial de la U.N.E.S.C.O. reunido en Marrakech (Marruecos) hiciera pública su aprobación del título de Patrimonio de la Humanidad para la ciudad de San Cristóbal de La Laguna, Tenerife. El Comité del Patrimonio Mundial justifica esta distinción basándose fundamentalmente en los siguientes criterios:
* La Laguna es un conjunto histórico arquetipo de la «ciudad-territorio», primer ejemplo de ciudad colonial no fortificada y precedente directo de las nuevas fundaciones americanas.* Fue trazada a partir de un complejo proyecto, basado en principios filosóficos, realizado gracias a los conocimientos de la navegación, la ciencia de su época.* Su trazado original, del año 1500, ha permanecido intacto desde su creación.* Conserva en buen estado cerca de seiscientos edificios de arquitectura mudéjar.* La Laguna es un ejemplo vivo del intercambio de influencias entre la cultura europea y la cultura americana con la que ha mantenido un vínculo constante.
Esta distinción mundial a los valores de La Laguna, que la reconoce como ciudad ideal, ciudad de paz, recompensa no sólo el esfuerzo realizado durante los últimos dicienueve años por las diferentes Administraciones que han patrocinado el proyecto, sino que es un reconocimiento a todos los habitantes que durante estos quinientos años han amado y cuidado esta ciudad.