85/ Parque Nacional Timanfaya


La isla de Lanzarote nace hace más de 18 millones de años producto de la agresiva acción volcánica, siendo esta isla la más antigua de Canarias. La conformación del Parque Nacional Timanfaya como lo conocemos actualmente, se explica por las erupciones ocurridas entre 1730 y 1736 que cubrieron de cenizas y material volcánico toda la isla, destruyendo campos de cultivos y pueblos.

Son estas erupciones las causantes del nacimiento de los cientos de cráteres que hoy podemos observar en este magnifico lugar.

Aun cuando no existe actividad volcánica (la última erupción se registró en 1824) hoy los científicos estudian las diversas fallas en la corteza de la isla y las cámaras de magma muy cercanas a la superficie, estas no revisten ningún riesgo para los habitantes, pero sin lugar a dudas causa impresión y admiración al visitante observar como un poco de agua introducida en una perforación en el suelo, se transforma en pocos segundos en un vigoroso geiser, o como un poco de hierva seca se quema al introducirla en una de estas perforaciones, todo esto gracias a los cerca de 200 grados Celcius que alcanza la cámara magmática a pocos metros de la superficie.

Visitar y recorrer este Parque Nacional es una actividad imperdible para quien visite la isla, mientras realice el recorrido podrá impactarse aun más, al ver la fuerza de la naturaleza arrasar tan vasto territorio mientras escucha la narración del párroco de Yaiza sobre las erupciones volcánicas. Los visitantes podrán hacer un breve recorrido por la ladera sur del Timanfaya a lomo de camello y revivir esta experiencia realizada hace algunos años por los lugareños, quienes hasta mediados del siglo XX utilizaban animales para su traslado.

Y para finalizar esta inolvidable experiencia, el Restaurante "El diablo" ofrece un paisaje sobrecogedor y una muy particular forma de cocinar los alimentos, utilizando el calor geotérmico que emerge de la tierra.