116/ NÉSTOR ÁLAMO



Nace en la ciudad de Guía de Gran Canaria en 1906. Artista polifacético y autodidacta, destaca por sus trabajos dentro de la música popular canaria, con obras tan emblemáticas como Sombras del Nublo; La Alpispa; Ay, Teror, que lindo eres; Maspalomas y tu, Tamadaba, Isla mía, etc. Como homenaje a su labor musical, el grupo Mestisay creó una obra musical denominada Querido Néstor, muy aplaudida por el público canario y con gran proyección nacional.

En su faceta de escritor e investigador publicó numerosos artículos en periódicos y revistas, sobre la historia de Canarias, cabe destacar obras como: Thenesoya Vidina y más tradiciones, Crónica de un Siglo: 1800-1900, La Perejila, etc.

Realiza una ingente labor en el Museo Canario a partir de 1924 donde se encarga de catalogar y ordenar su biblioteca y archivo, así como el archivo de la Inquisición, tarea en la que emplea más de 20 años

En 1931 funda en Guía el semanario la Voz del Norte, junto al que después fuera alcalde de Guía, Juan García Mateos.

No sólo de su trabajo artístico se beneficiaron las letras, también realizó incursiones en el mundo de la arquitectura a partir de 1945, cuando es nombrado secretario particular del Presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria, Matías Vega. Fueron muchas las obras por el realizadas en ese periodo, dentro de las que cabe destacar:

Casa de Colón, Casa Museo de León y Castillo en Telde, Parque Teresa Bolivar, en Teror, restauración del Camarín de la Iglesia de Guía, Casa Museo Pérez Galdós, etc.

En 1951 es nombrado director conservador de la Casa de Colón.

En 1954 es nombrado Cronista Oficial de Gran Canaria.

En 1963 es condecorado con la orden de comendador de número del Mérito Civil.

Fue Académico correspondiente de la Real Academia de la Historia

Premio Canarias de Patrimonio Histórico 1989

Hijo Adoptivo de Las Palmas de Gran Canaria y Teror, y Cronista Oficial de esta ciudad.

Fallece en Las Palmas de Gran Canaria en 1994.

Texto: Sergio Aguiar Castellano

________________________________________________________________


Néstor Álamo fue uno de los más grandes creadores que han dado las Islas. Historiador y folclorista, Premio Canarias de Acervo Sociohistórico, premio CANARIAS7 y autor de 'Sombra del Nublo', para muchos himno de Gran Canaria, Néstor Álamo encerraba todos los rasgos humanos del isleño. Era noble y a veces bastante gruñón, pero su sentido del humor fue siempre libertino y, cuando menos, irónico. «Yo he dado a esta tierra el alma que no tenía, el alma de la canción».

Guía le vio nacer allá por el año 1906. Premio Canarias de Acervo Sociohistórico, folclorista y etnólogo, este polifacético genio fallecía un jueves 24 de marzo de 1994 en el Hospital Insular, víctima de una larga enfermedad. El ilustre y querido investigador había guardado cama hospitalaria desde varios años atrás, en los que fue necesaria su atención permanente.

Autor de numerosos estudios sobre la tradición folclórica y la historia de Canarias, Néstor Álamo representaba un atípico ejemplo de 'autodidactismo' dentro de la cultura de las Islas. «Ante la muerte nadie está tranquilo, nada más que los justos. El orgullo que me llevo es que he vivido como siempre he querido».

Entre sus mayores éxitos investigadores figura la catalogación del Archivo General de la Inquisición en Canarias y el ordenamiento de la Biblioteca General del Museo Canario, institución que fue su segundo hogar y en la que pasó numerosas horas de trabajo y estudio.

'Don Néstor' se defendía con contundencia de quienes le acusaban de tener un carácter duro. «De no ser por mi forma de ser, nada habría hecho, porque todo se reduce a pensar' ¿por qué no lo hice yo?'. Yo le he dado a esta tierra el alma que no tenía, la canción, pero no una cualquiera, sino una de corazón, con sentido humano y, sobre todo, con sentido propio».

Desde muy joven, siempre escribió artículos en periódicos locales, e incluso llegó a fundar con el entonces alcalde Guía, Juan García Mateos, el semanario 'Voz del Norte'. En 1927 ingresó en la Biblioteca del Museo, por entonces cerrada al público. Fue el autor de los catálogos de la Sección Canaria de esta entidad, y ordenó casi todos los volúmenes de la institución.

Con motivo del 100 aniversario del Gabinete Literario de Las Palmas, publicó el cuaderno titulado 'El Sarao y su Recuerdo', así como el libro 'Crónica de un siglo, 1800-1900', donde recreaba la historia de la ciudad y de la isla. Otras de sus publicaciones fueron 'La Parejilla',' El Almirante de la Mar Océana',' El Demonio y La Virgen', 'Mi Pregón de San Pedro Mártir' y 'Thenesoya Vidina y otras tradiciones'.

Una faceta de Néstor que nadie puede olvidar es la gran riqueza que ha aportado al acervo musical de la isla y de la región, por cuanto al fondo lírico que representan sus canciones. Entre ellas destaca 'Sombra del Nublo', para muchos considerada el himno de Gran Canaria. Además, entre su ingente creación figuran otras 35 canciones, aunque no veía demasiado mérito en su talento musical. «'Sombra del Nublo' tiene tanto de complicado como yo de cura», llegó a afirmar en una ocasión.

Néstor encerraba todos los rasgos humanos y psicológicos del isleño. Era noble, a veces gruñón, y poseía un humor libertino e irónico. Siempre quiso vivir libre de cabeza y de corazón, pero nunca de su obra, a la que consideraba «su propia tierra».

Texto: Javier Campos

Fuente: pulsa aqui