94/ San Miguel de Abona



HISTORIA Y PATRIMONIO

Introducción

Las raíces del municipio de San Miguel de Abona se encuentran en los guanches del Menceyato o Bando de Abona que se establecieron en este término municipal, y cuyas huellas han sido descubiertas en las cuevas del barranco de la Orchilla, Ochova, o yacimientos tan importantes como el oratorio de Guargacho, que por desgracia se ha perdido.

El reino de Abona se fundaría hacia el año 1445 y comprendía desde el Río de Chasna límite con Adeje, hasta el Barranco de Herques, límite con Güimar. Este se encontraba bajo el mandato de ATGUAXOÑA., hijo de AXERAX o también conocido como Gran Tinerfe, Rey de Tenerife.

Segregación de Vilaflor

La historia del municipio de San Miguel como tal se remonta al año 1798, después de segregarse del municipio de Vilaflor. Si bien sobre el origen de San Miguel, y según la bibliografía consultada, no se tienen datos precisos, si debemos comentar ciertas teorías que se manejan al respecto. Aunque existen varias opiniones, la mayoría de los expertos dan al Pago de la Hoya el honor de ser el primer asentamiento del municipio (otros destacan el actual barrio de las Zocas).

La enmarcación geográfica, cercana a Vilaflor, y escondida en un pequeño valle aumentando así su seguridad, la existencia de agua y materiales de construcción, la hacen ideal para cualquier asentamiento de aquella época, donde la existencia de recursos y una orografía favorable se muestran como dos pilares fundamentales en los antiguos asentamientos canarios.

Observando el paisaje de San Miguel, podemos asegurar que fue, y es hoy, un pueblo con un importante pasado agrícola, lo que pone de manifiesto las innumerables huertas bañadas de jable que encontramos en casi la totalidad del municipio.

Cultivos de secano

La escasez de aguas predominante en toda la vertiente sur de la Isla ha generado históricamente, que estos cultivos fueran en un principio de secano (trigo, cebada) y más tarde de regadío.

La llegada de los canales del Sur y del medio convirtió a San Miguel en un importante centro económico, donde la agricultura de exportación, especialmente la papa, constituía la principal y casi única actividad. Otras actividades de menor porte como la cochinilla y las canteras de losa complementaban la estructura económica del municipio.


Población

A partir de la década de los 60, se aprecia en Canarias el fenómeno de desagrarización, por lo que una considerable porción de la población la zona de medianías, emigra a las zonas urbanas que demandaban mano de obra, así como a las zonas costeras, que iniciaban el proceso de urbanización. En San Miguel de Abona, este proceso se inicia a partir de los años 70, acentuándose los cambios en la distribución altitudinal de la población. Nos referimos a los nuevos núcleos localizados en la zona costera, tales como Las Chafiras, Guargacho, Golf del Sur y Amarilla Golf, que junto con los barrios de las Zocas y Aldea Blanca, engloban el 54% de la población sanmiguelera.

La estructura sectorial de esta sección está claramente vinculada al sector servicios en su mayoría, aunque se mantiene también un número relativo de población vinculado a la agricultura de exportación. La actividad de servicios se localiza en la reciente zona comercial de Las Chafiras y en las urbanizaciones de las zonas costeras. Las otras dos secciones de población, San Miguel-casco y El Frontón (sección 1ª) y Tamaide y El Roque (sección 2ª) no han sufrido un proceso de despoblamiento, sino que han ido creciendo a un ritmo más lento que la zona costera, constatándose igualmente el aumento de su urbanización en los último años, por la tendencia reciente a recuperar y restaurar antiguas casas de las zonas de medianias o a nuevas construcciones en este nivel altitudinal, que representa una mayor tranquilidad y nivel de vida.

Las últimas pirámides de edades, 1981, 1986, 1991 ofrecen un progresivo estancamiento en su base, un ensanchamiento en su cúspide y los tramos intermedios bien rellenos y abombados, típica de países desarrollados jóvenes, pero con clara tendencia a la pirámide decreciente, con una población adulta estacionaria y un envejecimiento progresivo.

Como consecuencia de las condiciones naturales de la comarca, altas temperaturas y tiempo seco que ha favorecido el desarrollo turístico, el sur en general y San Miguel en particular, han visto transformado bruscamente su ritmo migratorio, dejando de ser una zona tradicionalmente de emigración, por una que recibe población.

La mayoría de la población recibida procede de otros municipios de la isla de Tenerife (preferentemente el Norte), seguida de gomeros y grancanarios, además de extranjeros y peninsulares.

Web: pulsa aqui